Read The Transvestite Memoirs of the Abbe de Choisy by François-Timoleon De Choisy Abbé de Choisy Online

the-transvestite-memoirs-of-the-abbe-de-choisy

Memoirs of the courtier and abbot whose cross-dressing brought him into conflict with French society. By a whim of his mother, Francois Timoleon de Choisy—better known as the Abbé de Choisy—was dressed as a girl until the age of 18. After a short spell in male attire he became, by all accounts, the classic transvestite—a male heterosexual who never attempted to disguise hiMemoirs of the courtier and abbot whose cross-dressing brought him into conflict with French society. By a whim of his mother, Francois Timoleon de Choisy—better known as the Abbé de Choisy—was dressed as a girl until the age of 18. After a short spell in male attire he became, by all accounts, the classic transvestite—a male heterosexual who never attempted to disguise his biological sex while going about in public in full female attire. Choisy's fascination with feminine accoutrements made him something of an expert on women's fashions, and prominent society women even brought their daughters to him for advice. His increasingly extravagant toilettes and exhibitionist behavior eventually earned him a public rebuke and exile from Paris. This study recounts the scandalous and entertaining escapades for which Choisy is best known today in a light, intimate, and accessible style. These authentic memoirs provide a firsthand account of manners and morals in late 17th-century society as well as remarkably exact portraits of his contemporaries, constituting a remarkable document in the history of transvestism....

Title : The Transvestite Memoirs of the Abbe de Choisy
Author :
Rating :
ISBN : 9780720612561
Format Type : Paperback
Number of Pages : 188 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

The Transvestite Memoirs of the Abbe de Choisy Reviews

  • Jorge Rueda
    2018-11-16 06:37

    François-Timoleón de Choisy (1644-1724), reconocido por sus libros de viajes, obras sobre Luis XIV y piezas acerca de la historia de la Iglesia, vivió el florecimiento de Francia y su figura medianamente conocida es -desde mi punto de vista- señera de la época, Timoleón fue hijo de la señora de Belesbat, preceptora de quien ascendió al trono con apenas cuatro años: Luis XIV (1638-1715), el Rey Sol, mientras el "sucesor" de Richelieu, el Cardenal Mazzarino (1602-1661), con la anuencia de la Reina Madre, ya apuntaba hacía lo que sería el esplendor galo.La señora de Belesbat, afirma Marina Pino en el prólogo de estas Memorias (que, aunque no son eróticas llaman profundamente mi atención), mantenía un salón donde reunía a los "elegantes e intelectuales de la época, y aparece como Cèline en el Diccionario de Preciosas de Somaize" y entre otras enseñanzas "inició a Luis en el saber estar, y al parecer tanto en el salón como en el dormitorio." La peculiar preceptora del (futuro) rey lo recibía dos veces por semana, en cambio a Felipe d'Anjou (1640-1701), su hermano, lo recibía más seguido, y en esas ocasiones Felipe podía disfrutar de su afición a vestirse de niña, jugar con las sobrinas de Mazzarino y con Timoleón a quien su madre acostumbro a vestirse de niña para completar el corro. Así, el futuro Abate se convirtió en el compañer@ de juegos Felipe, merced a los cálculos de su madre y del Cardenal quien así, fomentando las aficiones de Felipe, lo alejaba de la competencia por el trono.Luis XIV y ...¡sí!, su hermano Felipe Mazzarino fue nombrado Primer Ministro en 1648 y a la corte continuó allegando las artes y las ciencias; déspota ilustrado procuró el esplendor de la corte del Luis el Grande. Fue la época de figuras como las de Moliere, Racine y La Fontaine, pero que también produjo personajes como el Abate de Choisy.Timoleón , aun sin cumpir los 20 años y siendo ya abate, escapó varios meses con una compañía de teatro trasvestido en mujer, aventura de la cuál se desconocen los pormenores, salvo que fue asediado por varones a los que concedía algunos favores "menos los más grandes" pero tuvo que regresar a la abadía. Sin embargo su afición por los vestidos, la apariencia femenina y la actuación lo volvería a llevar a travestirse y rentar una casa en París y presentarse como Madame de Sancy y ser bien recibido por sus vecinos y sobre todo por sus hijas, a quienes con su encanto y fortuna hacía llegar a su cama para montar un juego dislocado de mujercita y maridito que no concluía ahí, sino que se continuaba en la invención de vestir a sus amiguitas de varones y exhibirse con ellas, en medio de la aquiescencia de sus coetáneos. Aunque después tuviera que retornar a su apariencia masculina -y al juego, vicio que lo aquejaba cuando, como Dr. Jekyll y Mr. Hide, mutaba su persona- para, tiempo después, asumir de nuevo su afición y comprar, esta vez en el campo, una propiedad y apersonarse convertido en la hermosa, y viuda, Condesa Des Barres, posición de la que, de alguna manera el amor por otra chicuela, lo hizo salir y volver a París, para tropezar con las presiones del Rey, tener que abandonar su travestido gusto y recluirse a escribir libros históricos, hagiografías y narraciones de viajes, para honrar al Rey conseguir su perdón e incluso ser incorporado a la Academia Francesa y morir como varón en 1724. Venus, Abraham Janssens (1620)Choisy y su comportamiento no sólo llevan al paroxismo el uso de pelucas, medias y polvos -que utilizaban ambos sexos-, sino que planeta una condición de género ambivalente que sus contemporáneos no juzgaban, a priori, deleznable sino una simple excentricidad, -ya que suponer que pudo haber engañado tanto tiempo a sus vecinos es pueril-, aunque podemos conceder el privilegio de la duda. Lo que es un hecho es que sus superiores conocían sus aficiones y sólo le pedían que guardara recato en sus atuendos. Así Choisy sobrellevó sus veleidades de modo medianamente aceptable; no era despreciado sino incluso prohijado y alabado por su belleza.Sólo una temporada de francachela en Paris en compañia de Felipe y en otro momento su exhibición en la Opera, con su amiguita disfrazada de varón, le acarrearon serias reprimendas, la primera por parte del Rey y la siguiente del preceptor del Delfín (personaje siniestro que fuera modelo de Moliere para su Misántropo).La vida de Choisy y sus preferencias colocan un tema importante en la mesa: qué pasa cuando uno es criado en el supuesto de pertenecer, aunque sea sólo en apariencia, al otro sexo; la bisexualidad se afinca como algo natural, acaso, o el travestismo se vuelve parte de la mascarada social que asumimos. Ambos comportamientos, hoy por hoy, pudieran ser socialmente señalados , sin embargo, el testimonio del Abate de Choisy demuestra que esto no es sino una convención, y que cada ser humano puede, dependiendo de sus circunstancias, optar o no por esa u alguna otra opción: Travestir y tergiversar los géneros sin que eso impida el ayuntamiento "natural", y deje abierto el juego al placer veleidoso de belleza y la femineidad a un varón.Por qué habría de sentir culpa Timoleón si así fue criado. Por qué habría de recapacitar ante lo que le fue enseñado por su madre. Por qué habría de renunciar a la admiración por su belleza. Por qué forzarlo al disfraz de varón, si lo que deseaba era pervivir como, y entre las mujeres.

  • Josh
    2018-11-17 07:55

    This was a really, really boring book. I was hoping for some insight into the reasons why this guy was a transvestite - which he gave - but an overwhelming amount of the book is spent talking about the parties he hosted. Given that this is a French nobleman, the overabundance of decadence isn't too surprising, I guess.

  • Filipe Bernardes
    2018-10-24 09:54

    The story is interesting, although I think the translation made it a bit confuse at some parts

  • Stacy
    2018-11-05 08:39

    Interesting premise. A short fairy tale without magic (mostly money), but still with a happy ending. For its time (late 1600s), I imagine it must have elicited quite a reaction from readers. Debate over the tale's authorship spans the late 1600s to today, where it has been theorized that the story was a three way contribution between the father of such tales as Sleeping Beauty and Puss In Boots, his niece, and a cross-dressing abbott.